La sanidad privada, preocupada por la escasez de médicos en España

22.08.2018

LA LEY DE INCOMPATIBILIDADES, UNO DE LOS PUNTOS A RESOLVER 

El secretario general de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, ha manifestado que "la escasez de médicos en España puede afectar gravemente a la calidad de la atención sanitaria que reciben los ciudadanos". Y es que, según expone, diversos factores han provocado que plazas de determinadas especialidades no lleguen a cubrirse en la sanidad pública y que la privada se vea afectada también por un problema acuciante que no tiene expectativas de mejora.

De acuerdo con lo manifestado por Carlos Rus, la situación se ha agravado en los últimos años debido, entre otras causas, al envejecimiento de las plantillas, a los recortes y a los tiempos del periodo de formación de los profesionales recién titulados. Según las estimaciones del Estudio de Demografía Médica, elaborado por la Organización Médica Colegial (OMC), más de 70.000 médicos se van a jubilar en los próximos diez años y la media de edad del facultativo activo en España es de 49,2 años, detectándose una "tendencia al envejecimiento de las plantillas".

Las principales conclusiones del estudio apuntan que tienen déficit de médicos las especialidades de Neurocirugía, Urología, Anatomía Patológica, Cirugía Plástica y Otorrinolaringología, entre otras. "No es un problema exclusivo de la sanidad pública, ya que hospitales y clínicas del sector privado de determinadas zonas tienen serias dificultades para contratar a especialistas", apunta Rus.

Propuestas de solución

Para paliar esta situación, ASPE propone, entre otras medidas, poner en marcha una mesa de trabajo en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con los sindicatos para afrontar estos problemas.

Otro factor importante que influye en la falta de profesionales en nuestro país es la Ley de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas. Según la comunidad autónoma en la que un médico ejerza su profesión, puede encontrarse con numerosos impedimentos para compatibilizar su trabajo en la sanidad pública con el de la sanidad privada. A pesar de que existe una normativa básica estatal que regula el régimen de incompatibilidades, la situación real de los profesionales sanitarios en cada región es diferente.

Desde ASPE se están impulsando la puesta en marcha de algunas medidas para evitar los conflictos de intereses de los profesionales, estableciendo la posibilidad de que los médicos puedan atender a pacientes en un centro privado siempre que la atención no se realice en el ámbito de un concierto y de que no haya atendido a esos pacientes en el curso del mismo proceso patológico en el hospital en el que desempeña la actividad de carácter público. Asimismo, plantea la posibilidad de establecer que la escasez de profesionales sanitarios sea una razón de interés público por la que se pueda compatibilizar eventualmente una actividad pública con una actividad privada, pese a que esta esté afectada por el objeto de un concierto, primando por encima de todo la excelencia en la atención al paciente tanto en el sector público como en el privado.