Métodos de empresa para gestionar mejor la sanidad pública

22.11.2017

Los gerentes de La Fe y del Clínico consideran necesario aplicar modelos de gestión privados para buscar la eficiencia aunque sin perder de vista al enfermo


Las herramientas para una gestión más eficaz que se aplican en el ámbito empresarial no son competencia exclusiva de la privada: la sanidad pública también las necesita y, de hecho, ya las está implementado. Así lo pusieron ayer de manifiesto los gerentes de dos de los mayores hospitales públicos de la Comunitat Valenciana: Álvaro Bonet, del Hospital Clínico de València, y la gerente del buque insignia de la sanidad pública valenciana, Mónica Almiñana, de La Fe.

Lo hicieron en la mesa redonda Renueva Sanidad, organizada por El Corte Inglés División Empresas que ayer se celebró en el Hotel Ayre Astoria Palace, y en la que también participaron Alejandro Gómez Zurdo, director de Compras de Nisa-Vithas, y Manuel Bosch, director de Estrategia y Calidad del grupo Ribera Salud, por parte de la sanidad privada.

Tanto Bonet como Almiñana reconocieron que "sin duda" la sanidad pública también debía aplicar estosinstrumentos del ámbito privado para gestionar unos recursos "escasos" con los que cumplir la máxima de ofrecer "el máximo de salud a la máxima de gente posible", según Almiñana, eso sí, sin perder de vista el paciente y que la eficiencia en la asistencia sanitaria no debía medirse solo por un recorte de costes.

"Nuestro principal criterio es la efectividad y no la eficiencia, lo que nos dirige es hacer aquello que debemos con menores costes pero sin darle la vuelta a esa fracción", defendió el gerente del Clínico.

Junto a las nuevas formas de gestión, la gerente de La Fe también aseguró que se estaban adoptando nuevas formas de contratación como los acuerdos "de riesgo compartido con la industria farmacéutica", pese a la poca "flexibilidad" que, en principio, tenía el sistema público en ámbitos como el de la contratación de personal.

"Ahí tenemos la manos más atadas pero no estamos condicionados por la rentabilidad (...) no tenemos que obtener beneficios para que los accionistas no decidan abandonar la asistencia como puede ocurrir en algún departamento", aseguró Bonet, en referencia al interés de DKV por dejar el 65 % de su inversión en el área de la Marina.

Desde la privada, Gómez Zurdo reconoció que se debía estar al día en estas nuevas formas de contratación para "seguir justificando que los pacientes que tendrían la sanidad gratuita decidan acudir a centros privados, ya sea por mayor accesibilidad o rapidez...". Para Bosch, los modelos predictivos, la analítica o el Big Data son «el camino que nos va a llevar a grandes cambios».