REUNION ADESLAS 8/11/17

09.11.2017

ASISTENTES POR PARTE DE ADESLAS: Rafael Castello (Director Médico), Mireia Rico (Delegada)

ASISTENTES POR PARTE AMASIP-CV: Javier Lopez Trigo en representación COMV, Francisco Aleixandre y José Francisco Pardo en representación AMASIP-CV. Estaba prevista la asistencia de Andrés Cánovas Secretario General del Sindicato Médico pero ha podido acudir por un problema puntual de salud.

El primer tema que se abordó es el de la laboralización de los profesionales liberales que nos dedicamos a la asistencia privada. 

Actualmente funcionamos de forma mayoritaria en régimen de autónomo, como pequeña empresa. Esto tiene la parte positiva de poder tener una rentabilidad económica algo mayor (dudosa) y la parte negativa que significa, que además de un trabajo asistencial, hay que realizar un trabajo administrativo y de gestión adicional. 

Por parte de los grandes grupos hospitalarios hay un movimiento a futuro para intentar tener plantillas de facultativos con contratos laborales. La fórmula es muy sencilla. El grupo hospitalario paga un sueldo normalizado por la legislación laboral de sanidad privada y cobra a su vez de la compañía aseguradora todo el importe de la asistencia, tanto el propio del hospital, como el establecido como honorarios del facultativo. La rentabilidad de este modelo está en el volumen. A mayor cantidad de actos médicos realizados por el mismo sueldo, mayor beneficio. 

Por otro lado, por parte de la Asociación, también se percibe que la tendencia a futuro de los profesionales más jóvenes que se incorporan a la asistencia privada es a funcionar en régimen laboral. Esto tiene el atractivo de un sueldo fijo y solamente hay que realizar la labor asistencial, nos  olvidamos de la parte de gestión y administración.

Frente a este modelo, el colectivo actual funcionaría de una forma parecida a como lo hace el pequeño comercio. Un trato muy personalizado, de calidad pero expensas de un gran esfuerzo personal y percibiéndonos como un colectivo muy vulnerable y sensible a las exigencias del mercado, por la enorme carga de costos que hay que soportar para mantener funcionando el negocio. 

La trampa del modelo laboral radica en dos aspectos: el primero afecta a las Compañías Aseguradoras y Grupos Hospitalarios puesto que pensamos que supondría una merma en la calidad asistencial por la falta de incentivos variables para el facultativo. Y esto traducido al modelo de las Compañías, significaría una reducción de los asegurados que optarían más por la asistencia en la Sanidad Publica que no les supone un costo adicional. El segundo afecta a los profesionales médicos. En definitiva los Grupos Hospitalarios tienen que garantizar su cuenta de resultados y esto puede hacer que un contrato a priori muy atractivo, deje de serlo si el rendimiento no es previsto. Con el tiempo implicaría o un incremento muy importante de la carga asistencial o una reducción de honorarios. 

El segundo tema que se abordo es los problemas concretos del incremento de honorarios anunciado en Julio. Se les transmitió tanto al Director Médico como a la Delegada que los problemas que nos estáis transmitiendo: no se aplica en todas las especialidades, no se aplica a todos los profesionales, no se aplica en todos los actos médicos.

Al respecto nos aclararon que la subida es generalizar y en términos globales la estiman en el 4 % de incremento. Si nos vamos al detalle de facturación en consulta viene a representar un 3 % en el colectivo de pólizas libres y un 2 % en el de funcionarios. Se aplica a todas las especialidades y facultativos, salvo quienes tengan un acuerdo concreto específico con la Compañía que debe de negociarse individualmente. Además el incremento no depende de si se ha recibido o no la comunicación. Es valido para todos, salvo al excepción anterior. 

Por lo tanto, el trabajo ahora es nuestro. Hay que revisar la facturación de septiembre y octubre que hace referencia a lo trabajado en julio y agosto y compararlo con la facturación recibida en agosto correspondiente al trabajo de junio. Una vez hecha la revisión con los problemas que encontréis hay que hacer la reclamación. De forma individual o través nuestro. La clave está en el volumen de reclamaciones porque esto para ellos supone también un esfuerzo de trabajo y tiene su repercusión económica y favorece que las cosas sean más ajustadas en las próximas liquidaciones.